Cambios en la Tierra. Actualización

Por Laura Jackson

En las últimas dos semanas de febrero del 2013 hemos sido testigos de profundos cambios en el planeta Tierra. Se ha superado el record en número (y magnitud) de terremotos a lo largo del anillo del fuego entre las que se incluyen las islas de Santa Cruz, Sumatra, Indonesia, las islas Kermadec, Japón, Chile y Colombia. Los tsunamis originados por los terremotos de Santa Cruz han arrasado pueblos enteros. ¿Las pérdidas? Desconocidas.

Image
Mt. Etna -Wikimedia Commons.

Hemos visto un incremento de actividad en el Monte Etna, que ya era un volcán activo pero citado en las lecturas de Cayce como precursor de futuros cambios en la actividad de la Tierra. Ha habido una cantidad significativa de actividad solar. Un meteorito exploto en el centro de Rusia hiriendo aproximadamente a 1.200 personas. Un Papa ha “dimitido” del Vaticano por primera vez en 600 años. Y después de los anuncios del Papa, un rayo golpea la parte superior del edificio del Vaticano. ¿Coincidencia? Y no menos importante, Corea del Norte detono un dispositivo nuclear subterráneo. La detonación del complejo de Corea del Norte está a una proximidad cercana a donde convergen las cuatro placas tectónicas en la zona del anillo del fuego.

Algunos pueden preguntarse ¿cómo están conectados entre sí estos eventos tan vastos?

¿Por dónde debería comenzar? Déjenme comenzar por conectar los puntos. A medida que se entrecruzan la profecía de las lecturas de Edgar Cayce, la ciencia moderna y la física cuántica, nos encontramos con una comprensión más profunda y más conectada. Esto nos permite abrazar esta extraordinaria época en la que vivimos, poner las piezas sueltas en perspectiva, incluyendo algunas aparentemente no relacionadas. La metafísica es la lente a través de la cual conseguimos una mayor comprensión.

Hemos entrado ya en la Nueva Era. A pesar de que no es fácilmente visible es más importante cómo elegimos operar, interactuar y movernos en estos tiempos. Las viejas formas ya no funcionan. Es visible cuando miramos a nuestro alrededor  -se evidencia en nuestro sistema bancario, nuestro sistema económico, relaciones corporativas, nuestras relaciones y en nuestro cuerpo físico y energético.

Para entender mejor estos acontecimientos aparentemente inconexos, me gustaría compartir dos ideas. En primer lugar, lo que estamos presenciando es una manifestación externa de los cambios que nosotros, y la tierra, estamos sufriendo. Como co-creadores divinos, sabemos que nuestros mecanismos internos pueden manifestarse en el mundo exterior-  lo bueno, lo malo y lo no tan bonito.

Una segunda idea es que a no ser que las cosas  -gente y empresas- se transformen no pueden operar en el marco de la Nueva Era. Esta Nueva Era es un tiempo extraordinario, un elevado nivel de conciencia con un sentimiento y conocimiento de la interconexión de todas las cosas. En lo físico, está funcionando de una manera completamente nueva, donde todos nosotros somos honrados y todos somos iguales. No existe una jerarquía, sólo hay colaboración. No hay competencia, sólo co-creación y cooperación. “Todos somos iguales, no sólo en el marco del derecho material sino también en lo espiritual.” (Edgar Cayce lectura 3976-18)

Image
Katie Walking Labyrinth
Wikimedia Commons.

Nos situamos, a caballo entre dos mundos, sabiendo que tenemos que elegir, actuar y operar como si estuviéramos ante algo nuevo. Lo que vemos sin embargo, es un aumento de distorsión de la superficie, debido a que ya no se puede esconder por más tiempo. La falta de integridad ya no puede esconderse detrás de una máscara. “Entonces, si las personas en una posición de dar sus medios, su riqueza, su educación, su posición, no toman en cuenta estas cosas, tendrá que venir una nivelación.” (Edgar Cayce lectura 3976-19) Tenemos un nuevo sistema operativo para la Nueva Era, y cuando lo usamos, ¡todos ganamos!

Entonces, ¿cómo nos movemos por la vida con más facilidad y gracia en tiempos turbulentos? Mediante el uso de las herramientas que conocemos: ejerciendo discernimiento, estando centrados, y con la práctica de la meditación. Ahora se trata de practicarlos a diario. “Tómese el tiempo primero para ser sagrado. No deje pasar un día sin meditar y orar con un propósito definido, y no para uno mismo, sino que uno mismo sirva de canal de ayuda a otra persona. Pues ayudar a los demás es la mayor forma de ayudarse a uno mismo. “(Edgar Cayce lectura 3624-1)

Y lo más importante, se trata de asumir responsabilidad sobre nuestros pensamientos y acciones individuales. A través del entendimiento de nuestra interconexión viene la realización de nuestras formas de pensamiento manifestándose en el mundo exterior. Y sin embargo, tenemos el poder de elegir la paz interior, de elegir el fluir divino, y transcender el caos aparente del mundo externo. Tengan fe y sepan que todo forma parte de un orden divino, lo que Cayce llama “la edad de Lily”

This blog article is also available in English at EdgarCayce.org/blog.

Image

Laura Jackson Laura Jackson es conferenciante, escritora y consejera. A través de su compañía Acción del Alma da a la gente las herramientas y el conocimiento para atravesar todo lo que está sucediendo en nuestro mundo moderno. Mientras Laura se está convirtiendo en una presentadora nacionalmente reconocida sobre los cambios de la Tierra, también habla de otros muchos temas como por ejemplo metafísica y meditación. Laura da presentaciones y talleres por todo el país y ha salido en prensa, radio y televisión. Visite su página web para saber más: http://www.soul-action.com.

Anuncios

Profecias del Nuevo Mundo

Por Peter Woodbury

EDGAR CAYCE se lo conoce como un precursor de la nueva era y fue el primer individuo que habló en el mundo occidental sobre el surgimiento de la edad de acuario.  Desde los años 1900 Cayce introdujo a las religiones tradicionales del occidente, la filosofía espiritual del oriente.

En su material estaban los conceptos de reencarnación, meditación, karma, kundalini y los registros akásicos.  Cayce hablaba de un Dios de unidad y de la conciencia crística que fue parte del plano terrenal desde los principios de la creación. Cayce empezó a introducir la perspectiva de la unidad espiritual.

El surgimiento de la era de acuario se refiere en gran medida a la unificación del pensamiento espiritual.  El mundo estaba deseando una perspectiva de unidad.  El mundo había entendido que las diferentes religiones eran solo caminos diferentes para llegar al mismo Dios, que eran como varios ríos que corrían  hacia el mismo océano. Cayce sirvió como el gran unificador para el nuevo mundo y sus lecturas revelaron que había un solo Dios para todas las religiones y este sería el resumen de sus enseñanzas.

Cayce reveló en profundidad sobre la historia de la humanidad. Sus lecturas hablan de la involución del alma a la tierra. El dijo que nosotros vinimos del creador como almas y nos fue entregado el regalo del libre albedrio y la capacidad de crear. Muchas almas se empezaron a interesar en la tierra y usaron su libre albedrio para proyectarse ellos mismos en el plano material. Esta involución inicial se proyectó en el cuerpo del mono y esto impulsó la evolución.

Entonces este primer flujo de almas que llegó a la tierra se convirtió en materia y se quedó atrapada en lo físico.  Esto atrajo la atención de otras almas y una segunda involución empezó para ayudar a encontrar el regreso al espíritu a los que habían venido primero.  Como esta segunda involución de almas había aprendido de la primera los retos de la tierra y la atracción al mundo material, la segunda involución de almas trajo los centros espirituales o chakras, para ayudarse a mantener en contacto con su verdadera naturaleza  espiritual.  Esta segunda involución fue creada y programada.

Cayce contesta las preguntas sobre la teoría de la evolución versus la teoría de la creación, diciendo que las dos ocurrieron, pero en tiempos separados. Esta segunda involución creada, se cruzó con la primera  para que todos nosotros ahora tengamos los centros espirituales o chakras y así  ayudarnos a mantener nuestro contacto con lo divino.  Estos centros espirituales son activados en meditación y nos guían en el camino de regreso al espíritu.

Cayce entonces nos cuenta la historia de dos grandes civilizaciones y sus eventuales caídas. Primero en Lemuria y luego en la Atlántida.

Lemuria fue una de las civilizaciones iniciales y los humanos no eran tan físicos como somos ahora.  Cayce los describe como humanos etéricos en ese periodo, pero a medida que la civilización se desarrollaba cayeron en el egoísmo,  la codicia, el  engrandecimiento y el materialismo los hizo más densos y se destruyeron.

Como los humanos aprenden de los errores, aparecieron otra vez después  de  200.000 años en la Atlántida. Atlántida fue una sociedad más tecnológica. Usaban electricidad, maquinas voladoras, y podían trabajar con cristales como medicina.  Pero una vez más en esa sociedad apareció el egoísmo, la pasión, y la codicia tomó control y se provocó un cataclismo en las 3 islas de la Atlántida.

Con cada periodo de la historia de aparición y de caída de la humanidad, el creador está siempre presente y co-creando junto con nosotros. Para cada trampa hay una forma de salida, dicen las lecturas de Cayce.

Inicialmente el creador creó las leyes universales y las leyes de la unidad.  La ley universal más conocida es la ley del karma, lo que siembras cosechas. La misma creación ocurre con cada resurgimiento o con cada caída de la humanidad y el creador nos prepara siempre una salida.

Estamos actualmente en la tercera ascensión de acuerdo a Edgar Cayce. Cayce dice que el Libro de las Revelaciones de la Biblia señala el plan de Dios para nosotros para esta era, para que podamos lograr en este tercer atento, espiritualizar el plano de la tierra y activar la conciencia crística.

Cayce dice que estamos actualmente viviendo ya en el tiempo de las profecías del Libro de las Revelaciones. Esto incluye el tiempo y los medios tiempos, los dos mil años de paz, el demonio subyugado y finalmente la victoria de la luz.

Estamos entonces otra vez encontrando los mismos retos de Lemuria y la Atlántida. Egoísmo, codicia, materialismo y destrucción en la tierra. Pero esta vez tenemos todo lo que necesitamos para pasar este tercer reto y el camino nos ha sido preparado para la promesa de la edad de acuario, donde la humanidad  llegará a  evolucionar a una verdadera fraternidad y podrá alcanzar comunicación con el creador y vivir  el cielo en la tierra.

Cayce dice que la información en las lecturas tiene el potencial de cambiar el pensamiento de la humanidad y ayudarnos a hacer esta gran transición de conciencia.

Yo he trabajado con este material por muchos años, y estaré dando una charla en Guayaquil, donde podre revelar estas profecías y enseñar cómo usarlas en la práctica y personalmente.   Espero que ustedes lleguen a apreciar a Edgar Cayce tanto como yo.