Algunas notas acerca de Halloween de un supernaturalista

Darrin W. Owens

shutterstock_4601434Ya Halloween está a la vuelta de la esquina y nos trae a la mente imágenes fantasiosas de fantasmas, calabazas, y la silueta de una bruja volando por la luna. Siempre me ha gustado Halloween; no sólo por el ambiente de fiesta, sino también para mí, la verdadera esencia de ser un momento en que el velo entre nuestro mundo y lo sobrenatural parece estar en su parte más delgada. Los antiguos sabían que lo sobrenatural era tan natural como el aire que respiramos, y Halloween era un día para estar al tanto de ello.

Desde el comienzo de los tiempos la humanidad ha estado fascinada, incluso obsesionada, con el mundo invisible que existe a nuestro alrededor. De la comunión de los espíritus en forma de  rituales sagrados realizados por nuestros antepasados a la saturación de lo paranormal de los “reality shows” de hoy en día, hay en nuestra esencia, un profundo deseo de conocer y convivir con el misterio detrás de la cortina invisible que separa nuestro mundo del “ellos.”

Sinceramente, creo que incluso en los más escépticos siempre subyace ese misterio acerca del más allá y lo desconocido. Yo nací en un mundo de fantasmas y folclore. En las montañas de Ozark de Arkansas, todavía vive una rica tradición de espiritismo y magia. Incluso debajo de la zona del cinturón de la Biblia todavía se puede sentir que hay un misterio y una maravilla sobrenatural en “esas colinas.” Las almas que perdieron su vía hace cientos de años atrás todavía vagan en su estado de sueño sin tiempo, perdidas en los bosques oscuros de los Ozarks. Yo los he sentido allí. He oído los gritos solitarios que llaman desde un mundo más allá del nuestro. Desde mis primeros años, lo sobrenatural era natural para mí. Mi abuela llenó mi infancia con historias de su propia infancia y  cosas se movían por la noche, fantasmas que subían escaleras que crujen, y milagros espirituales de sanación realizados por brujas abuelitas que sabían de hierbas y encantos. Yo no sabía en ese momento que mi abuela me contaba sucesos reales y me estaba ayudando a desarrollar mis propias habilidades para ver estas cosas y mantener mi mente abierta para aceptar diferentes realidades.

Convertirse en un supernaturalista

Mientras investigaba para mi próximo proyecto de libro sobre lo sobrenatural, descubrí una etiqueta que me parece encajar perfectamente: es el Supernaturalismo. El término “sobrenaturalista” no es una palabra que se oye con demasiada frecuencia. Cuando se pronuncia en voz alta suena con un tono muy misterioso. El diccionario de inglés Collins define esta palabra elusiva mejor: “una persona que cree en las fuerzas o agentes sobrenaturales que pueden producir efectos en este mundo”; o “que se caracteriza por la creencia en fuerzas o agentes que producen efectos en este mundo.”

En general, podemos ver lo sobrenatural como una manifestación de lo  no terrenal –extraño y milagroso- y un supernaturalista vive en constante conciencia de su presencia elusiva. La definición de supernaturalista menciona que los reinos sobrenaturales producen efectos en la realidad. Esto es precisamente lo que ocurre en mi trabajo. Estoy viendo, sobre todo en los últimos años, el velo entre nuestro mundo físico y el mundo sobrenatural adelgazando a un ritmo creciente. Estamos, de hecho siendo afectados por estas dimensiones de otro mundo por la acción que se está adoptando en ambos lados para levantar la cortina y ver lo que hay allí. No sólo somos curiosos, pero los seres, entidades y otras criaturas sobrenaturales en el “otro lado” están curiosos acerca de nuestro mundo también. Con los años la mayoría de nosotros nos hemos preguntado, si de verdad hay realmente algo ahí fuera. Estoy aquí para deciros que la verdad está viviendo aquí en nuestros propios patios traseros. La película muy popular de magia y la exitosa serie de televisión Supernatural son a la vez testimonio de lo que se está revelando como una realidad. Siempre sé cuando algo está cambiando en el cerebro global al verlo, ya que comienza a reflejarse en nuestros medios de comunicación de la cultura pop actual. Definitivamente, usted puede ver esto actualmente en la gran cantidad de series televisivas sobre lo paranormal y lo sobrenatural.

En este Halloween recuerda que hay muchas mansiones y habitantes en el universo multidimensional de Dios que eventualmente emerge de las nieblas en las que reside. Muestra respeto ante ellos. A medida que despertamos hacia nuestros seres espirituales nos movemos  más cerca hacia otros misterios más universales más allá del velo.

DarrinEdit-01Darrin William Owens es un medium reconocido internacionalmente, maestro espiritual y autor de best-sellers. Tiene más de 20 años de intensa investigación y experiencias espirituales. Él es un experto reconocido en el campo de la conciencia superior, la espiritualidad, el misticismo y la conciencia del alma viviente. Su último libro, Mysteries of the Supernatural, fue publicado por la A.R.E. 4 dimension.

Puertas peligrosas para el subconsciente

charlie-charlie-challengeLa ouija, escritura automática y el desafío CharlieCharlieCharlie

SI, las lecturas de Edgar Cayce brindan un estímulo directo sobre cada uno de nosotros en el sentido de que somos en potencia nuestro mejor psíquico y cada uno puede acceder una guía personal a cualquier hora. De hecho, Cayce ofreció una gran cantidad de información con respecto a cómo el subconsciente puede abrirse de manera segura a través de la meditación, el trabajo con los sueños, trabajo personal sobre crecimiento espiritual, desarrollo de la empatía, aprender a reconocer corazonadas psíquicas, etc. Sin embargo, las lecturas proveen muchas historias de precaución sobre los peligros de abrir el subconsciente, algunas de las cuales se detallan en el libro de Hugh Lynn Cayce  Venturing Inward.

spirit-doorway(1)Después de haber tenido la maravillosa oportunidad de editar recientemente el 50 aniversario de la reedición del clásico libro de Hugh Lynn Cayce, me acordé de los verdaderos peligros asociados con cosas tales como la escritura automática y tableros de Ouija e incluso del “nuevo giro” en este viejo peligro llamado el “desafío Charlie-Charlie.” Literalmente, decenas de millones de personas ya han llamado la atención sobre este juego utilizando el hashtag #CharlieCharlieChallenge. Basándose en la misma premisa de la escritura automática y la ouija, los jugadores esencialmente nivelan lápices sobre las palabras “sí” y “no” en un pedazo de papel y hacen preguntas. Según se informa, las preguntas son contestadas por un demonio llamado “Charlie”, que mueve los lápices con la respuesta apropiada.

bibleAntes de salir corriendo e intentar jugar, podría ser útil saber que Hugh Lynn Cayce trabajó con un sinnúmero de personas en los últimos años que se habían abierto inadvertidamente a sí mismos a la”posesión” por jugar lo que ellos pensaban que eran juegos “inofensivos”. El desafío es que una vez que una entidad desencarnada (un muerto que no quiere estar muerto) encuentra un “oído” receptivo, el espíritu del difunto no está demasiado dispuesto a soltarlo. Venturing Inward incluye muchas historias de cómo este tipo de juego llevó a conexiones con los espíritus que intentaron apoderarse de la vida de una persona, romper su matrimonio (a veces incluso comienzan una relación “sexual” con el individuo), causando la pérdida de puestos de trabajo, etc. Este tipo de juegos no son inofensivos en lo absoluto, sobre todo para los que son vulnerables debido a drogas o alcohol, lesiones de la columna vertebral, confusión hormonal de la pubertad, y la mala salud. Y una vez que el desencarnado tiene una conexión, puede ser muy difícil de eliminarla.

dreamingSiempre que las personas iban a hablar con Edgar Cayce y preguntaban acerca de cómo lidiar con este tipo de experiencias -experiencias que pueden incluir cosas tales como sentir la presencia de un fantasma, sentir que alguien está invadiendo sus pensamientos psíquicamente, escuchar voces, o que alguien está recogiendo en la información psíquica no deseada  -sus sugerencias incluyen una variedad de enfoques destinados a reforzar las defensas físicas, mentales y espirituales del cuerpo:

  • Considere la posibilidad de ver a un osteópata o quiropráctico para asegurarse de que no ha habido un problema de columna vertebral que está causando presión sobre el sistema nervioso. A menudo, las personas sin saberlo, se abren a otros reinos de la “realidad” a causa de un problema o lesión de columna.
  • Tenga una dieta sana y equilibrada y duerma suficiente. No se salte las comidas o coma mal. Una de las maneras más fáciles de seguir teniendo problemas a nivel mental-emocional es abusar de los sistemas físicos del cuerpo, lo cual incluye una dieta deficiente y falta de sueño.
  • Dé a la mente mucho material edificante (muchas veces espiritualmente-centrado) para leer. La literatura podría incluir libros de autoayuda, poesía edificante, la Torá, el Nuevo Testamento, etc. Cayce a menudo ha dicho, “la mente es el constructor” y en lo que nos centramos se convierte en una parte de nosotros.
  • Trabaje con la oración. Imagínese rodeado de una “luz blanca de protección” cada vez que se siente preocupado por una experiencia. También puede pedir a los amigos, la familia, a un ministro, a un rabino que recen contigo o para ti.
  • Rechace la fascinación por las experiencias. Con bastante frecuencia los individuos deben superar su intriga por esas experiencias, a pesar de su aversión a ello, antes de que la curación tenga lugar.
  • Encuentre un consejero o terapeuta con quien pueda hablar. Este terapeuta probablemente debería estar familiarizado con la psicología de Jung, lo paranormal, o al menos estar abierto a lo desconocido.

SÍ, las personas pueden valerse de las experiencias psíquicas seguras a través de una variedad de medios, pero la ouija, la escritura automática, y el nuevo reto Charlie-Charlie puede ser muy peligroso y no es en absoluto constructivo o útil. En su lugar, trate de escribir una pregunta, lea la pregunta antes de ir a la cama, y luego sueñe con ella.

Alternativamente, usted puede jugar un juego psíquico seguro recomendado por Edgar Cayce. Según Cayce, si las personas realmente quieren tener una experiencia psíquica, necesitan trabajar con un amigo durante veinte días. Al mismo tiempo cada día, cada individuo se sienta en silencio quienquiera que sea él o ella y piense en la otra persona. Cada individuo trata de imaginar a la otra persona y sentir lo que la otra persona había estado haciendo justo antes de la hora acordada para el ejercicio diario. Esto se repite todos los días durante veinte días. Según Cayce, al final de los veinte días, usted habrá adquirido una experiencia de primera mano de comprensión de una conexión psíquica.

Kevin Kevin J. TodeschiJ. Todeschi es Director Ejecutivo y CEO de la obra de Edgar Cayce (EdgarCayce.org). Como estudiante y  maestro del material de Edgar Cayce por más de 35 años, es el autor de más de 25 libros, entre ellos el best seller Edgar Cayce Edgar Cayce On the Akashic Records, Dream Images and Symbols, y su libro más reciente (con Henry Reed), Contemporary Cayce.

Percepción extrasensorial y fenómenos psíquicos

¿Qué dicen las lecturas de Edgar Cayce sobre la percepción extrasensorial y los fenómenos psíquicos?

La historia de Edgar Cayce abunda en ejemplos de percepción extrasensorial y de fenómenos psíquicos. La aptitud que él tenía de efectuar lecturas se califica de percepción extrasensorial, pues le permitía conocer nociones y hechos que nunca había estudiado, o ver gente, lugares y sucesos que no se encontraban en su campo visual normal. En trance, Cayce podía disertar sobre cualquier materia, contestar cualquier pregunta, describir cualquier escena, y hablar de todo lo que concernía a una persona: su salud, sus emociones, sus cualidades, su entorno, su vida actual, sus encarnaciones pasadas.

Debido a que hay varios tipos de facultades paranormales y muchas formas de expresar esa comunicación fuera del ámbito de los sentidos físicos, los especialistas han dividido la ‘percepción extrasensorial’ en diversas categorías, con el propósito de definir mejor los fenómenos involucrados.

De manera general, la percepción extrasensorial se refiere a la capacidad de recibir o de enviar información por medios ajenos a los cinco sentidos. En otras palabras, se trata de la posibilidad de entrar en contacto con alguien o algo sin que intervengan la vista, el oído, el tacto, el olfato ni el gusto. Según las lecturas de Edgar Cayce, es un atributo que todos podemos cultivar y utilizar, porque existe, latente, en nuestra alma.

Una primera clase de percepción extrasensorial es la telepatía. Ésta requiere que sintonicemos con la mente de otra persona. Mientras vivía en el Estado de Kentucky, Cayce pronunció una lectura para un abogado neoyorquino. Lo vio fumar un cigarro, le oyó silbar cierta melodía y asistió a su entrevista con un cliente; luego, lo vio leer tres cartas y hablar por teléfono con alguien cuyo nombre inclusive mencionó. Estos actos fueron verificados más tarde. Gracias a sus facultades extrasensoriales, Cayce describió todo lo que el hombre hacía en Nueva York. Otro ejemplo de telepatía es cuando pensamos repentinamente en un amigo de quien no tenemos noticias desde hace mucho tiempo, y él se manifiesta en breve.

Una segunda clase de percepción extrasensorial es la clarividencia, definida como la aptitud de acceder a un conocimiento que nadie posee. Así, podemos tomar unos naipes, barajarlos y probar a nombrarlos o, por lo menos, a determinar su color. Para que mostremos facultades de clarividencia, el número de respuestas correctas debe ser mayor que el dado por el cálculo de probabilidades. El resultado no tiene que ser cien por cien exacto, sino superar de manera significativa y consistente la esperanza matemática. En cambio, si pedimos a alguien que mire cada carta y se concentre en ella antes de que adivinemos lo que es, se trata de telepatía. A fin de ilustrar la diferencia entre telepatía y clarividencia, consideremos una lectura realizada en Virginia Beach para un muchacho de doce años hospitalizado en el Estado de Ohio. Cayce mencionó que el niño tenía fiebre e indicó su temperatura. Un médico confirmó ulteriormente esta información. Según la hora en que se tomó la temperatura del niño, antes o después de la lectura, Cayce dio muestras de telepatía o de clarividencia. En efecto, en el primer caso, había podido leer la mente de una persona, doctor o enfermera, que conocía el dato.

Una tercera clase de percepción extrasensorial es la precognición, o sea la capacidad de ver los eventos con antelación, de hacer predicciones o de emitir advertencias sobre el futuro. Un ejemplo radica en las impresiones de “déjà-vu”. Muchos experimentamos, en algún momento, la sensación de haber vivido anteriormente lo que estamos atravesando. Así, podemos entrar en un lugar desconocido y percatarnos de que nos es muy familiar; o conversar con un amigo y darnos cuenta de que sabemos de antemano lo que va a decir. Las lecturas de Cayce explican que este fenómeno deriva a menudo de que nuestros sueños nos dejan entrever los acontecimientos venideros. Aunque hayamos olvidado aquellos sueños premonitorios, revivimos ciertos episodios de los mismos en forma de sensaciones de “déjà-vu”. La precognición es frecuente en la obra de Edgar Cayce. Un día, al terminar una lectura para un muchachito que se moría en Nueva York, Cayce dictó espontáneamente otra, sobre los problemas de salud de una mujer del Estado de Missouri quien había recurrido a él en varias ocasiones. Después de haber enviado a dicha señora el texto de su lectura, Cayce recibió una carta, cuya fecha era posterior a la misma lectura, en la cual la persona solicitaba de nuevo ayuda acerca de sus dolencias. Cuando efectuaba lecturas para niños, Cayce revelaba sus talentos ocultos, anticipaba su manera de ser o de actuar como adultos y, a veces, indicaba decisiones que tomarían en su vida privada o profesional. En 1929, Cayce presagió el fracaso de la bolsa de valores de Nueva Yorkmás de seis meses antes de que ocurriera. También anunció la declaración de la segunda guerra mundial; y sabía que fallecería mientras sus hijos todavía estuvieran combatiendo en el extranjero. Si bien algunos han calificado a Cayce de “profeta”, él nunca tuvo esta pretensión. De hecho, se describió en una lectura como “un servidor humilde, débil y sin mérito” Hizo muy pocas predicciones concernientes a los eventos mundiales, esencialmente porque tales pronósticos se supeditan a innumerables factores e influencias externas. Notemos que cuando un vidente intenta discernir el futuro, su previsión se basa en los sucesos actuales. Percibe lo que se producirá si la situación sigue en la misma línea y si la gente se resiste a cambiar sus hábitos o sus actitudes. Pero el ser humano puede, en cualquier momento, emplear su libre albedrío para transformar su propia existencia. Si suficientes personas se enmiendan, el curso de los acontecimientos históricos se modifica y las predicciones se hacen menos válidas. La Biblia relata cómo el profeta Jonás fue enviado a la corrupta ciudad de Nínive a fin de anunciar su destrucción próxima y exhortarla al arrepentimiento. Los habitantes creyeron en la advertencia de Jonás y abandonaron su mala conducta, por lo cual Dios los salvó. En consecuencia, el resultado de las profecías y la información obtenida mediante la precognición dependen de muchos más elementos que la telepatía y la clarividencia.

Una cuarta clase de percepción extrasensorial es la retrocognición, o facultad de ver los eventos pasados. Cuando Cayce realizaba una “lectura de vida”, se le especificaban generalmente la fecha y el lugar de nacimiento del interesado. Comenzaba por retroceder en el tiempo hasta el nacimiento de la persona, enumerando, a veces, algunos hechos importantes de su presente encarnación. Por ejemplo, en una lectura dictada en 1938, comentó: “1936, año agitado; de 1935 a 1932, período de disturbios; de 1931 a 1926, poca paz […]”. En otra ocasión, Cayce recibió datos incorrectos acerca de una joven de dieciocho años de edad. Al remontarse a su nacimiento, exclamó: “¡Ella no figura aquí!” Después de una corta pausa, agregó: “Ahora sí, la hemos ubicado; parece que hubo una equivocación en cuanto a la fecha y al lugar indicados.” Se verificó posteriormente que la persona había nacido el 23 de enero de 1919 en Nueva York y no el 24 en la ciudad de Cleveland, Ohio, tal como se le había comunicado a Cayce. Más de once años antes del descubrimiento, en 1947, de los manuscritos del mar Muerto, las lecturas mencionaron a una secta judía que los eruditos conocían muy poco en aquel entonces: los Esenios. Cayce dio amplios detalles sobre su manera de vivir y de trabajar. Entre otras cosas, señaló que tanto los hombres como las mujeres eran admitidos en su comunidad. Esto iba en contra de las convicciones de los expertos, quienes creían que los Esenios formaban una orden monástica compuesta únicamente de hombres. No obstante, excavaciones arqueológicas efectuadas en Qumran, cerca del sitio donde se habían encontrado los manuscritos del mar Muerto, evidenciaron en 1951, seis años después de la muerte de Cayce, que hombres y mujeres integraban la sociedad esenia.

Acaban de citarse algunos casos de percepción extrasensorial que aparecen en las lecturas de Edgar Cayce. Éstas enuncian que las facultades psíquicas constituyen cualidades del alma; luego son inherentes a la naturaleza humana y existen en cada persona. Ya que “lo psíquico proviene del alma”, podemos, con bastante facilidad, tener experiencias paranormales recurriendo a diversos métodos o a estímulos externos. Sin embargo, las lecturas advierten que las experiencias que no se apoyan en un ideal elevado son frecuentemente engañosas o peligrosas. Asimismo, recalcan que el desarrollo de nuestras aptitudes extrasensoriales no debe ser una finalidad, sino un medio de crecer en espíritu, de conocernos mejor a nosotros mismos y de ayudar al prójimo.

Mucha gente juzga los fenómenos psíquicos extraños, insólitos, incluso temibles. Según las lecturas, son muy naturales, a menudo tan sencillos como una inspiración o un presentimiento. Además, no se precisa que la información ‘psíquica’ sea totalmente exacta. Atribuyéndole el mismo crédito que a nuestros buenos amigos o a nuestros sentidos corporales, podemos utilizarla para adquirir nuevas nociones, ampliar nuestro entendimiento y tomar decisiones.

Conscientes de su valor, aceptemos nuestro sexto sentido, la intuición. Considerémosla un atributo normal de nuestro ser y logremos que se convierta en un fiel aliado en la vida, en una inestimable herramienta al servicio del bien.Conscientes de su valor, aceptemos nuestro sexto sentido, la intuición. Considerémosla un atributo normal de nuestro ser y logremos que se convierta en un fiel aliado en la vida, en una inestimable herramienta al servicio del bien.

La Asociación para la Investigación y la lluminación Espiritual (A.R.E.)