El Poder Animal Como Apoyo Espiritual

Como los Animales de Poder nos ayudan en nuestro camino espiritual:

En la última década, los esfuerzos por trabajar en armonía entre el mundo natural con los espíritus y las energías reveladoras del Poder Espiritual Animal, ha sido uno de los aspectos más fascinantes de mi práctica en el manejo de la ‘Energía Shamánica’. En efecto, en numerosas ocasiones, personalmente he podido descubrir como el conocimiento y los efectos de transformación propios del espíritu de los Animales de Poder que se ejercen sobre mí, tan bien como lo hacen sobre mis clientes, da como resultado experiencias increíblemente profundas.

Hace muchos años cuando recién empecé mi entrenamiento shamánico, yo creía que la esencia de los arquetipos solo era de tipo simbólico, pero ahora me doy cuenta que son mucho más “reales” de lo que me podía imaginar. Explicaré con más detalle a lo que me refiero en un momento.

Una de las preguntas más frecuentes de las personas que atienden mis programas de energía shamánica es: ¿De qué diferentes maneras me pueden ayudar los Animales de Poder en mi camino personal y en mi vida práctica diaria?

Mi respuesta es simple: La variedad de maneras en las que nos pueden ayudar son innumerables y únicas, como lo son cada una de las personas presentes en este programa.

Sin embargo, aunque la experiencia de ser guiada por estos arquetipos de animales es diferente para cada persona, hay una pauta de ideas comunes que el espíritu de estos animales trae para todo el mundo.

Algunos beneficios de la sabiduría de los Animales de Poder son:

  • Una percepción elevada de las cualidades positivas y útiles o de talentos latentes que necesitamos expresar completamente en nuestras vidas, en un particular momento.
  • Mayor intuición relacionada con saber detectar los posibles obstáculos y/o descubrir las fortalezas que podemos desarrollar, como parte de nuestra trayectoria de vida.
  • Compañerismo fiel y total, y estímulos que nos ayuden a aplicar las lecciones que hemos aprendido en la forma como llevamos nuestras vidas, con perseverancia y mucha valentía.
  • Protección para prevenir la tentación de regresar a modelos de comportamiento obsoletos o hábitos de los que deseamos deshacernos.
  • Reforzar la carga enérgica y espiritual que necesitamos para poder reconocer y enfrentarnos a los nuevos cambios que van suceder en nuestra trayectoria de transformación personal.

Pienso que sería significativo compartir algunos ejemplos de cómo yo personalmente y también, varios de los participantes en mis charlas, hemos encontrado la guía y orientación que los Animales de Poder nos ofrecen para que sea de gran beneficio en nuestras vidas.

Una de mis participantes me informó lo profundamente impresionada que estuvo al sentir la energía de un Animal de Poder durante una de mis sesiones de iluminación curativa. El Animal de Poder que vi y sentí en su nombre, fue el de un borrego cimarrón grande y con cuernos prominentes.  Luego fui guiada a soplar la energía de este animal hacia el área del tercer chakra de la participante con una exhalación fuerte y profunda.  Después de la sesión, ella me explicó que literalmente había sentido la esencia del borrego cimarrón entrando en su campo energético y llenándola de un sentimiento de fuerza majestuosa, fortaleza, y balance físico.  Estas cualidades eran exactamente lo que ella necesitaba en ese momento de su vida, ya que estaba pasando por momentos difíciles, con una relación precaria en su trabajo.  La energía del borrego cimarrón la ayudo a enfrentar y superar la tormenta emocional que padecía por esta relación. Ella pudo afrontar esa situación de una manera confidente, balanceada, y con un poder interno inusual hasta que la situación laboral que padecía fue resuelta.  Ella también compartió lo asombrada que estuvo de su propia habilidad de sostener sus convicciones, incluso en momentos de dura oposición. Y cuando, eventualmente, ella sintió como el exceso de esa energía abrumadora sobre sí misma de poco a poco disminuyo cuando ya no la necesitaba como ayuda extra.

Otro participante me comentó sobre una experiencia inspiradora que tuvo durante una meditación guiada para descubrir su Animal de Poder.  Él estaba recuperándose de una lesión en su pierna, y había perdido completamente la confianza en sí mismo de poder seguir adelante con nuevas actividades que requerían mucha flexibilidad de su parte, no solo mental sino también física. Irónicamente, el animal que mi cliente descubrió y del cual asimiló la energía, fue una pequeña, pero muy flexible y ágil rana arbórea.  La rana le demostró como él puede comenzar a esforzarse de a poco, pero igual puede llegar a tener un impacto fuerte y flexible en el futuro, simplemente poniendo un poco de esfuerzo. Y ese mensaje resultó ser todo el estímulo que él necesitaba.

Una de mis propias experiencias, que resultó ser muy reconfortante, sucedió durante una semana agotadora de interacciones que sucedieron mientras estaba de viaje. Me encontraba en un lugar nuevo y en una zona un poco peligrosa que requería que estuviese constantemente alerta y cautelosa. Yo le había pedido al Universo que me mande la guía y protección del Animal de Poder que fuera necesario en ese momento.  Y no fue hasta que regresé a mi propio hogar y me desplome llena de gratitud en mi cama, que me di cuenta del espíritu del  animal que me había acompañado fielmente esa semana. Justo antes de que fuera a cerrar mis ojos, vi una hermosa zorra, musculosa y fuerte, que literalmente saltó de mi campo energético hacia el piso, a un lado de mi cama.  La zorra procedió a acurrucarse en una posición cómoda y luego fue desapareciendo de mi vista. Fue muy claro el mensaje de que ella había hecho su trabajo y que su protección había terminado.  Finalmente, las dos nos pudimos relajar, y ya con mucha tranquilidad, sonreí porque me di cuenta, como una vez más había sobrevivido con un poquito de ayuda de mis amigos, Los Animales Espirituales.

The English version is available at EdgarCayce.org/blog

Nancy Chrisbaum 2016-1

Nancy Pohle Chrisbaum

Nancy Pohle Chrisbaum ofrece a su audiencia una perspectiva espiritual única al comparar conocimientos de las lecturas de Edgar Cayce con las tradiciones shamánicas indígenas del Perú. Ella ha sido miembro del personal del Edgar Cayce A.R.E. por casi 20 años y es graduada de la escuela Four Winds’ Light Body School. Nancy es autora, cineasta de documentales, Master de Reiki, experta en medicina energética y es certificada en la curación mediante la energía luminosa. Además, es una shamán ejerciente y presentadora de varios temas relacionados con el desarrollo espiritual humano.  Nancy es coautora de, Awaken Your Inner Voice: A Guide to Intuition, Dreams Meditation, Past Lives and Your Soul’s Creative Purpose. Su carisma alegre y natural y su enfoque en conocimientos prácticos acerca de temas profundos atraen audiencias por todo el país.

 

Por el amor de los animales

Jennie Taylor Martin

dog-lionNací el más joven de siete hijos. Esto fue en la década de 1960 cuando las familias grandes no eran infrecuentes. Aunque hemos tenido problemas financieros, siempre tuvimos mascotas. Más específicamente, teníamos un perro de familia, y yo tenía ratones, tortugas y un pájaro (gatos, conejos, jerbos y los conejillos de indias vinieron después). Mi madre sabía que yo tenía una pasión por los animales, y a pesar de la situación económica de mi familia, ella siempre apoyó mi amor por los animales al permitirme tener mascotas y me llevaba al zoológico tan a menudo como podía.

Poco antes de mi noveno cumpleaños, mi padre se murió. Fue de repente e inesperado, y esto puso a nuestra familia en un camino completamente diferente. Dondequiera que íbamos antes, ya no íbamos. Yo era joven, pero entendí lo que había pasado. Yo sabía que mi padre se había muerto. Yo tenía un concepto del cielo que provenía de la iglesia -asistía a la escuela dominical cada semana e iba a la escuela bíblica de vacaciones durante el verano. Yo sentía una completa confianza en que mi padre estaba en el cielo.

Pero lo que yo quería saber era si los animales iban al cielo también. Durante ese período de tiempo en la vida de mi familia, mientras permanecíamos con mi tía y en la casa del tío, mi joven cerebro estaba tratando de separar lo que yo creía y lo que todavía cuestionaba, así que le pregunté a mi tía, “¿van los animales al cielo?” Su respuesta fue: “no, no lo hacen.” Yo adoraba a mi tía. La admiraba y la respetaba. Pero su respuesta me rompió el corazón y puso en tela de juicio mi joven fe. Yo le dije lo que sentía sobre el tema. “Si los animales no van al cielo”, le dije, “entonces yo no quiero ir allí.”
There-is-a-RiverAvanzando varios años, y cuando era adolescente empecé a leer libros de carácter metafísico, como IIlusions, de Richard Bach. Mi mamá y yo teníamos el mismo gusto en materia espiritual, pero a pesar de que era consciente de Edgar Cayce , no se enteraron de él hasta que yo estaba en mis veinte y pico años cuando, en circunstancias sincrónicas, terminé trabajando en ARE en el Departamento de Membrecía. Fue en 1988 cuando leí por primera vez There Is a River, y fue entonces cuando mis estudios espirituales realmente comenzaron a despuntar.

Al mismo tiempo, me había convertido en un voluntario en el zoológico local que mi familia había visitado todos esos años de mi infancia. Mi amor por los animales sería siempre una parte de mi naturaleza, y no importa lo que he leído o estudiado, en el fondo de mi mente siempre estaban las palabras de mi tía y mi deseo de demostrar que están equivocados, porque yo quería ir al cielo, pero yo quería que los animales también fueran.

De vuelta en la década de 1980, las lecturas de Cayce aún no estaban en forma electrónica. Si quería investigar sus lecturas, había que leer bien los libros y otros materiales de autores que habían hecho la investigación y publicado sus obras, o tenía que ir físicamente a la biblioteca del ARE y leerlos directamente. No había trabajos publicados sobre Edgar Cayce o animales que pudiera encontrar. Era natural que empezara a investigar que tenían que decir las lecturas de Cayce acerca de los animales. Quería saberlo todo. ¿Cuál era su naturaleza? ¿Tienen alma? Y, por supuesto, ¿vivían más allá de la muerte? Mi investigación se inició al principio con esta lectura:

“El espíritu empujó a la materia -y se convirtió en lo que vemos en nuestro mundo tridimensional como los reinos de la tierra; el mineral, el vegetal, el animal- un mundo tridimensional. “(Edgar Cayce Lectura 262-114)

Esto me recordó los versos de la creación en el Génesis, pero con una mayor profundidad. Al ver a los animales como un reino espiritual y una expresión del espíritu, ya que habían sido “empujados en la materia” era un concepto interesante para mí. Quería entender esto mejor, y también necesitaba saber qué se entiende por reino, por lo que mi investigación continuaba. He encontrado más en esta lectura:

“En el mundo material, donde nos encontramos con expresiones de lo físico y de lo espiritual, nos encontramos con la Mente. Sin embargo, lo que se conoce como la Mente Grupal-o el del reino vegetal, el reino mineral y el reino animal… regresa (como es su Destino) a la Fuerza Creativa que es su autor, su creador. EL HOMBRE -el agente de libre albedrío … hace su destino en cuanto a su mente … es uno con o en contra de las Fuerzas Creativas “. (Edgar Cayce Lectura 262-80)

Este concepto de una Mente Grupal me sonaba como lo que llamamos instinto animal. Yo no siento que esto significara que los animales pudieran ser también individuos, sino más bien me acordé de que los animales están llenos de inocencia. Como esta lectura parece indicar, eso es porque los animales están siempre de acuerdo con las fuerzas creativas. Mientras que los seres humanos-con el libre albedrío-pueden actuar de manera “destructiva” pueden ir en contra de las Fuerzas Creativas, esta lectura parecía estar diciendo que los animales no pueden.

Los animales que viven de acuerdo con la ley natural, o las fuerzas creativas; esto es, a menos que estén bajo la influencia de la libre voluntad de un ser humano. Y sí, un ser humano puede enseñar a un perro a no orinar en la casa, y sí, un ser humano puede enseñar a un elefante a actuar en un circo, pero estos son comportamientos no naturales provocados por la fuerza de voluntad de un ser humano (para bien o para mal) y no de acuerdo con la Mente Grupal de los animales (es decir, el instinto o la naturaleza natural).

Debido a la libre voluntad de los seres humanos, que se puede utilizar de forma constructiva o destructiva, los animales dependen de nosotros para su bienestar. Como se dijo en el libro del Génesis, nosotros tenemos dominio sobre los animales y la tierra. Pero ya que tenemos libre albedrío, es nuestra elección cómo ponerlo en marcha-para mal o para bien, en desacuerdo o de acuerdo con las fuerzas creativas.Venture Inward Magazine_Mar 2014

Extracto de un artículo publicado en la edición de enero-marzo 2014 en la revista Venture Inward. A.R.E. los usuarios pueden leer el artículo completo en la sección de miembros en línea en EdgarCayce.org/members.

The English version is available at EdgarCayce.org/blog.

Jennie Taylor Martin

Jennie Taylor Martin es directora de marketing de A.R.E. y ex directora de la Fundación PETA para la protección de los animales. Por amor y respeto a los animales, ella eligió comprometerse con un estilo de vida vegetariano en 1996. Actualmente está escribiendo un libro sobre este tema y da la bienvenida a historias de experiencias que hayan tenido con la posible reencarnación de los animales y con los animales y la vida futura. Pueden escribirle a ARE@edgarcayce.org.