Cambios en la Tierra. Actualización

Por Laura Jackson

En las últimas dos semanas de febrero del 2013 hemos sido testigos de profundos cambios en el planeta Tierra. Se ha superado el record en número (y magnitud) de terremotos a lo largo del anillo del fuego entre las que se incluyen las islas de Santa Cruz, Sumatra, Indonesia, las islas Kermadec, Japón, Chile y Colombia. Los tsunamis originados por los terremotos de Santa Cruz han arrasado pueblos enteros. ¿Las pérdidas? Desconocidas.

Image
Mt. Etna -Wikimedia Commons.

Hemos visto un incremento de actividad en el Monte Etna, que ya era un volcán activo pero citado en las lecturas de Cayce como precursor de futuros cambios en la actividad de la Tierra. Ha habido una cantidad significativa de actividad solar. Un meteorito exploto en el centro de Rusia hiriendo aproximadamente a 1.200 personas. Un Papa ha “dimitido” del Vaticano por primera vez en 600 años. Y después de los anuncios del Papa, un rayo golpea la parte superior del edificio del Vaticano. ¿Coincidencia? Y no menos importante, Corea del Norte detono un dispositivo nuclear subterráneo. La detonación del complejo de Corea del Norte está a una proximidad cercana a donde convergen las cuatro placas tectónicas en la zona del anillo del fuego.

Algunos pueden preguntarse ¿cómo están conectados entre sí estos eventos tan vastos?

¿Por dónde debería comenzar? Déjenme comenzar por conectar los puntos. A medida que se entrecruzan la profecía de las lecturas de Edgar Cayce, la ciencia moderna y la física cuántica, nos encontramos con una comprensión más profunda y más conectada. Esto nos permite abrazar esta extraordinaria época en la que vivimos, poner las piezas sueltas en perspectiva, incluyendo algunas aparentemente no relacionadas. La metafísica es la lente a través de la cual conseguimos una mayor comprensión.

Hemos entrado ya en la Nueva Era. A pesar de que no es fácilmente visible es más importante cómo elegimos operar, interactuar y movernos en estos tiempos. Las viejas formas ya no funcionan. Es visible cuando miramos a nuestro alrededor  -se evidencia en nuestro sistema bancario, nuestro sistema económico, relaciones corporativas, nuestras relaciones y en nuestro cuerpo físico y energético.

Para entender mejor estos acontecimientos aparentemente inconexos, me gustaría compartir dos ideas. En primer lugar, lo que estamos presenciando es una manifestación externa de los cambios que nosotros, y la tierra, estamos sufriendo. Como co-creadores divinos, sabemos que nuestros mecanismos internos pueden manifestarse en el mundo exterior-  lo bueno, lo malo y lo no tan bonito.

Una segunda idea es que a no ser que las cosas  -gente y empresas- se transformen no pueden operar en el marco de la Nueva Era. Esta Nueva Era es un tiempo extraordinario, un elevado nivel de conciencia con un sentimiento y conocimiento de la interconexión de todas las cosas. En lo físico, está funcionando de una manera completamente nueva, donde todos nosotros somos honrados y todos somos iguales. No existe una jerarquía, sólo hay colaboración. No hay competencia, sólo co-creación y cooperación. “Todos somos iguales, no sólo en el marco del derecho material sino también en lo espiritual.” (Edgar Cayce lectura 3976-18)

Image
Katie Walking Labyrinth
Wikimedia Commons.

Nos situamos, a caballo entre dos mundos, sabiendo que tenemos que elegir, actuar y operar como si estuviéramos ante algo nuevo. Lo que vemos sin embargo, es un aumento de distorsión de la superficie, debido a que ya no se puede esconder por más tiempo. La falta de integridad ya no puede esconderse detrás de una máscara. “Entonces, si las personas en una posición de dar sus medios, su riqueza, su educación, su posición, no toman en cuenta estas cosas, tendrá que venir una nivelación.” (Edgar Cayce lectura 3976-19) Tenemos un nuevo sistema operativo para la Nueva Era, y cuando lo usamos, ¡todos ganamos!

Entonces, ¿cómo nos movemos por la vida con más facilidad y gracia en tiempos turbulentos? Mediante el uso de las herramientas que conocemos: ejerciendo discernimiento, estando centrados, y con la práctica de la meditación. Ahora se trata de practicarlos a diario. “Tómese el tiempo primero para ser sagrado. No deje pasar un día sin meditar y orar con un propósito definido, y no para uno mismo, sino que uno mismo sirva de canal de ayuda a otra persona. Pues ayudar a los demás es la mayor forma de ayudarse a uno mismo. “(Edgar Cayce lectura 3624-1)

Y lo más importante, se trata de asumir responsabilidad sobre nuestros pensamientos y acciones individuales. A través del entendimiento de nuestra interconexión viene la realización de nuestras formas de pensamiento manifestándose en el mundo exterior. Y sin embargo, tenemos el poder de elegir la paz interior, de elegir el fluir divino, y transcender el caos aparente del mundo externo. Tengan fe y sepan que todo forma parte de un orden divino, lo que Cayce llama “la edad de Lily”

This blog article is also available in English at EdgarCayce.org/blog.

Image

Laura Jackson Laura Jackson es conferenciante, escritora y consejera. A través de su compañía Acción del Alma da a la gente las herramientas y el conocimiento para atravesar todo lo que está sucediendo en nuestro mundo moderno. Mientras Laura se está convirtiendo en una presentadora nacionalmente reconocida sobre los cambios de la Tierra, también habla de otros muchos temas como por ejemplo metafísica y meditación. Laura da presentaciones y talleres por todo el país y ha salido en prensa, radio y televisión. Visite su página web para saber más: http://www.soul-action.com.

Anuncios

Sintiendo a Dios

por Brent Parisen

Mi experiencia comenzó en 1970, cuando un amigo me dijo que ella y su amigo habían tenido una experiencia personal con Jesús. Ellos fueron liberados de una adicción y, posteriormente, se convirtieron al cristianismo. Entonces ella me preguntó si yo había sido salvado. Le contesté que yo ni siquiera sabía si Jesús era real, después de haber crecido en una casa de agnósticos que no asistían a la iglesia.
Imagen
Varias noches después, con el deseo sincero de conocer la verdad acerca de Jesús, pregunté si existía, sintiendo la sensación de que si Dios es omnisciente y todopoderoso, Él podría escucharme fácilmente y responderme de modo que pudiera saber sin lugar a dudas que esto no iba a ser fruto de mi imaginación. Sentí que mi pregunta necesitaba ser totalmente sincera, puesto que quería saber con sinceridad la verdad absoluta a esta pregunta. Varias noches después, soñé con Jesús y que tenía la cabeza en Su hombro, y sentí un amor tan fuerte que me desperté con lágrimas. Después, pensando en ello, al concentrarme en Jesús, el amor se hizo más fuerte y más fuerte hasta el punto que todo lo que quería hacer era estar con él, y lo demás no importaba. A medida que continuaba pensando en Él, el amor continuaba creciendo, hasta ser como el fuego, haciéndose cada vez más insoportable debido a la intensidad.

Yo tenía la impresión de que estaba experimentando sólo un fotón del sol como Su expresión de amor, que se estaba convirtiendo en algo insoportable y realmente esto era sólo el comienzo. En retrospectiva, esto tiene mucho sentido, ya que yo soy finito y Él es infinito con un amor infinito, y no es posible para el “finito” gestionar el infinito en nuestra forma limitada. En ese momento, sentí que mis nervios no podían soportar más, así que dejé de concentrarme en él, y la experiencia se detuvo. Mi impresión fue que es imposible vivir en este mundo tridimensional y sentirlo a Él totalmente, ya que la experiencia lo consume todo.

Después de esa experiencia, al escuchar música apropiada o material de tipo devocional me puedo poner en un estado receptivo y sentirlo hasta llegar a entrar en un estado de total absorción. Si estoy en un lugar público y empiezo a pensar en Él y establecer una buena conexión, experimento el mismo tipo de amor y tengo que abandonar la experiencia para no crear una escena delante de otras personas.

En el año 2001, tuve la fuerte impresión de que tenía que centrarme en el Padre. Así  lo hice y no sentí ninguna diferencia en el tipo de energía, la experiencia se sentía absolutamente idéntica. Esto me hizo preguntarme si estaba realmente enfocándome en el Padre, puesto que no había ninguna diferencia. Mi siguiente pensamiento fue “¿y qué pasa con el Espíritu Santo?” Pensé que probablemente sería lo mismo, pero esto me hizo cambiar de atención, y para mi sorpresa, sentí una fuerte presencia femenina y muy digna. Así que volví al Padre y experimenté  impresiones muy fuertes:
• Necesitamos un velo para funcionar en la tierra, de lo contrario, es imposible llevar a cabo nuestros propósitos, debido a todas las distracciones consumistas, y nuestro cuerpo no puede controlar la intensidad de la influencia. No habría ningún deseo de vivir.
• La intensidad del amor (de Él, y para Él) es como el fuego que es una agonía y un éxtasis. He leído recientemente que las almas en el purgatorio sufren debido a la nostalgia, y al fuego del amor a Dios que quema sus pecados para que puedan entrar en el Cielo.
• Lo que me parece interesante cada vez que leo que “Dios nos ama” es que es una gran subestimación, que ni siquiera describe la cantidad de Su amor, que es infinito, y va más allá de nuestra comprensión. Como he indicado ya, una experiencia completa de Él nos quemaría.
• Hay un sentido tan fuerte de la vida que viene de Él que cuando me alejé de Él en la conciencia, había un vacío absoluto, no hay vida, no hay deseo de vivir, fue realmente pavoroso.
• Puesto que Dios está en todas partes, no es físicamente posible alejarse de Él, sólo en la conciencia.
• Cuando me centré en Su presencia, Él estaba realmente en todas partes y era tan fuerte-más fuerte que el mundo físico en el que vivimos- que me pregunté si el mundo físico era real. En verdad irónico que Él sea más real que el mundo físico. Tuve la impresión de que Él no quería imponerse a Sí mismo en nuestras vidas, por lo que permanece incógnito.
• Sentí que Él era verdaderamente comprensible, directo, e inmutable, mientras que la humanidad es una verdadera mezcolanza, un nudo gordiano, una masa de contradicciones. Parecía que no hay ningún misterio en Dios, sólo en el hombre.
• Ir al cielo no es suficiente, sólo la unión con Dios es suficiente.
• Mirándolo a él, hay tanta belleza que todo lo que quería hacer él era adorarlo, no podía evitarlo, era algo involuntario.
• Dios continúa creando universos inimaginables, físicos y no físicos, en múltiples dimensiones, sin embargo, lo que Él más valora es la comunión de corazón a corazón con nosotros, más que cualquier otra cosa.

Mirando hacia atrás, me doy cuenta que tengo que pedirle primero antes de poder recibir una respuesta. De esta manera Él sabe que estoy realmente preparado para recibir y hacer uso de una respuesta, y que Él no quiere imponerse a mí.

Ciertamente aprecio el material de Cayce que hace hincapié en la importancia de buscar a Dios en todo, incluyendo la meditación. Como se ha dicho, busca y encontrarás. Por lo tanto, la iniciativa es de nuestra parte, en primer lugar debemos buscarlo. Recuerdo que Cayce dice que no hay que conformarse con nada menos que caminar y hablar con Dios.

Imagen

Brent Parisen se graduó con una licenciatura en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Michigan en 1969. Después trabajó en Hughes Aircraft en California, donde tuvo su despertar espiritual, cuando vivía cerca de la playa. Más tarde, trabajó en Nortel, hasta su eventual retiro en el año 2000. Él y su esposa de entonces, Barbara eran miembros activos en grupos de estudio, y él ha sido miembro de A.R.E. desde hace varios años.

For English visit our Edgar Cayce blog.