Me niego a aceptar esta limitación — ¡Dios es mi fuente!

 por Suzette Faith Foster

     Q. ¿La curación puede ser instantánea o es siempre progresiva?

     A. La inclinación natural es progresiva, pero esto no indica que no pueda ser     instantánea, lectura de Edgar Cayce (443-6)

mountainbikeTodos nos aferramos, ya sea de manera explotada o intacta, a la sanación y al potencial manifiesto de la mente, cuerpo y espíritu. Necesité una experiencia para validar la profundidad y el poder de este potencial en mí mismo.

Me había encontrado con mis amigos para nuestro paseo semanal en bicicleta de montaña, que consiste en inclinarse en las curvas, pasar sobre obstáculos y saltar sobre pilas de troncos.

Llegamos a un conocido sube y baja, que habíamos dominado muchas veces antes, yendo primero por un lado y luego por el otro. Luego nos detuvimos y contemplamos uno mucho más grande que era nuevo en el camino. Yo quería probarlo.

En el deporte de bicicleta de montaña la velocidad es tu amigo. Continué hacia delante.

Mi rueda delantera se puso en contacto con el obstáculo. Pero después, me encontré disparada de cabeza en el suelo.

¡Mi cuello se quebró de repente!

Al yacer allí, traté de moverme, -pero no podía. Traté de hablar, pero no me salió ningún sonido. Yo estaba totalmente paralizada.

Luego dejé de respirar – la sentencia de muerte inminente.

Atrapada entre la vida y la muerte, surgió instintivamente mi propio entrenamiento. Todos los días, había practicado, como ahora ayudo a practicar a mis clientes, los principios de curación holística y espiritual. En ese momento, tuve la oportunidad de mi vida para poner en práctica mi creencia.

No podía moverme, no tenía voz, y no respiraba. Pero todo lo que necesitaba estaba dentro de mí; tenía mi mente y mi fe.

Un corto y poderoso mantra que usaba todos los días se exteriorizó de repente. Aún en el suelo, inmóvil, sin aliento, obligué a mi cuerpo, enfáticamente: “Me niego a aceptar esta limitación -¡Dios es mi fuente!

¡Boom! Lo que parecía un enorme rayo, libre de dolor recorrió mi cuerpo. -Repetí, Me niego a aceptar esta limitación -¡Dios es mi fuente!”

Un segundo rayo me traspasó instantáneamente.

¡Milagrosamente, recuperé el aliento! Mi cuerpo sin vida había aceptado la danza de mi mente, cuerpo y espíritu.Me niego a aceptar esta limitación

Los servicios médicos de emergencia (EMS) llegaron después de 17 minutos  y me transportaron al centro médico de Duke. Un médico de urgencias me dijo que mi parálisis total era el resultado de mi vértebra del cuello C2 totalmente separada y una lesión medular muy grave, la misma lesión que el fallecido Christopher Reeve había sufrido. Pronto, llegaron mis amigos y familiares. Yo les dije: “Esto es temporal. ¡Mírenme bailar”.

La cirugía para reconectar mi vértebra C2 fue todo un éxito. Pero yo todavía había quedado en un estado de tetrapléjica. Sin yo saberlo, mi doctor, Robert E. Isaacs, Director de cirugía de columna en Duke, preparó a una amiga diciéndole, “No esperes mucha mejoría en la condición de Suzette”.

Yo sabía que la profunda sanación que yo deseaba era mi responsabilidad de adentro hacia afuera. Así que hice afirmaciones, visualizaciones y meditaciones. También escuché CDs que me bañaban con frecuencias de curación de sonido.

Cuando me desperté de la cirugía, me negué a tomar medicinas para el dolor. No experimente ningún dolor. Ellos me dijeron que estaría en la UCI de unos 7 a 10 días. Yo les dije que estaría fuera en dos días y salí dos días más tarde. Ellos habían predicho que estaría tres semanas en el hospital como mínimo. Yo les dije que estaría fuera en una semana y así fue. El doctor Isaacs perplejo dijo “gente como tú no existe”. El dijo que la mayoría de la gente con heridas severas de médula mueren en el mismo sitio porque dejan de respirar. Yo había dejado de respirar. Él dijo que incluso los pocos que sobrevivían se quedaban tetrapléjicos. Y, a pesar de eso yo salí caminando del hospital.

Mi pasión y creencia en las enseñanzas e herramientas que había aprendido hasta ahora junto con mi viaje espiritual influenciaron directamente mi resultado. En retrospectiva, fue mi compromiso con mi profundización espiritual lo que literalmente salvó mi vida y me permitió una curación inesperada. Estoy agradecida por mi práctica de tener curaciones energéticas e ir hacia dentro para cambiar mi vieja programación, mi pensamiento limitado y mis heridas emocionales. Todo esto ha elevado mi vibración; una vibración que me ha magnetizado hacia una curación extraordinaria.

En unos meses, ya estaba haciendo vida normal: disfrutando de bailar, hacer caminatas, y de yoga. He sido bendecida al poder vivir la libertad emocional y física que la mente, el cuerpo y los principios espirituales permiten.

Un año después el doctor Isaacs escribió, “Considerando el deterioro de médula de Suzette, sus resultados sobrepasaron cualquier expectativa médica. La rapidez y total integración de su mejoría supera lo que se puede comprender. Por eso, estoy intentando darle sentido a esto en mi mente”.

Suzette Faith FosterSuzette Faith Foster  es consejera y facilitadora y curadora de energías a distancia, una autora transformacional y oradora. Para leer su historia completa y muchas otras historias personales e historias de clientes y para inspirarse en las profundidades de tu propio camino espiritual, lean el libro de Suzette Calling Back Your Power. Su página web es:  Choose2Thrive.com.

Anuncios